Homepage - Trabajadores sexuales masculinos - IST - Las infecciones virales - Hepatitis C
lista
Trabajadores sexuales masculinos

Hepatitis C

¿Qué es la hepatitis C?

  • La hepatitis C es una enfermedad contagiosa del hígado causada por un virus. 
  • Ésta no suele curarse sin tratamiento y puede llevar a afecciones graves del hígado.

¿Cómo se manifiesta la hepatitis C?

  • La hepatitis C es causada por un virus que se encuentra en la sangre de las personas contagiadas. 
  • La mayoría de los contagios se producen por un contacto directo entre la sangre de las personas. El virus se transmite cuando la sangre contagiada se llega a mezclar con la sangre de una persona sana.
  • Por ejemplo mediante una jeringa infectada o una transfusión de sangre. En Bélgica ya no se producen contagios mediante transfusiones de sangre porque se efectúa un control seguro de la sangre de los donantes.
  • El contagio también se produce al utilizar cepillos de dientes infectados (encías sangrantes), hojas de afeitar o agujas (por ejemplo para piercings, tatuajes o acupuntura
  • Observamos que los varones que mantienen sexo con varones y las personas con VIH corren un mayor riesgo a contraer hepatitis C. 
  • Algunos factores de riesgo son: fisting, sexo anal rudo y prolongado sin protección, juguetes sexuales, el compartir duchas anales o el padecer de una afección que causa lesiones en el intestino o ano.

¿Cuáles son los síntomas?

  • En los primeros años de la hepatitis C la mayoría de las personas contagiadas no experimentan molestias o sólo se sienten un tanto cansadas. 
  • Los síntomas pueden demorar algunos años en presentarse. 
  • Posibles síntomas son: fatiga, pérdida de apetito, náuseas o dolor de barriga indefinido.
  • Algunas personas se curan sin ser tratadas. Se deshacen del virus y ya no representan un peligro para los demás. Cuando estás curado es posible  que ¡vuelvas a contagiarte una y otra vez.!
  • Gran parte de quienes no reciben tratamiento, continúan siendo portadores del virus y en consecuencia aún representan un punto de infección. En este caso el hígado sigue infectado de forma más o menos seria, a lo que se le denomina una hepatitis crónica. Finalmente en algunas personas  la inflamación puede provocar daños graves e irreparables al hígado. Eso se denomina cirrosis hepática. Luego de algunos años en determinadas personas puede llegar a producirse cáncer al hígado.

¿Cómo se detecta la infección?

  • La hepatitis C se detecta en la sangre.

Tratamiento

  • Si contraes una infección de hepatitis C, siempre se te derivará donde un especialista (gastroenterólogo o internista). 
  • Eventualmente éste efectuará exámenes especializados a fin de determinar el tratamiento preciso. Existen medicamentos (inyecciones y tabletas) para tratar la hepatitis C. 
  • El tratamiento a veces es muy largo (6-12 meses) y conlleva a muchos efectos secundarios. 
  • Debido a que tienes el hígado infectado, tu organismo se torna sensible frente a algunos medicamentos. Por esta razón es muy importante que siempre mantengas al tanto a tu médico cuando tomes alguna medicina.
  • No existe vacuna contra la hepatitis C. 
  • Las vacunas contra la hepatitis A y B no te protegen contra la hepatitis C!

Comunicar a las parejas

  • Lo mejor es que comuniques a tus parejas sexuales que estás infectado. Sobre todo si mantienes contactos de alto riesgo: fisting, sexo anal rudo y prolongado sin protección, uso de juguetes sexuales y el compartir duchas anales.
  • También deberás comunicarlo cuando has compartido con terceros tus jeringas (uso de drogas), tus pajitas al consumir cocaína,  agujas (sadomasoquismo), hojas de afeitar, ….

Consejo laboral

  • Si estás contagiado, siempre deberás trabajar de forma segura (ve consejos para trabajo seguro.)
  • Visto que de todos modos la hepatitis C conlleva a unos riesgos, es aconsejable que busques otro oficio.