Homepage - Trabajadoras sexuales - IST - Infecciones virales - VPH (cáncer del cuello uterino)
lista
Trabajadoras sexuales

VPH (cáncer del cuello uterino)

¿Qué es el VPH y el cáncer del cuello uterino?

  • El cuello uterino es la parte del útero que está en contacto con la vagina. 
  • Es una zona muy delicada puesto que sufre algunos cambios importantes a lo largo de la vida femenina (pubertad, embarazo, menopausia, …). 
  • Es en este lugar donde se puede desarrollar el cáncer del cuello uterino.
  • El cáncer del cuello uterino es causado por el virus del papiloma humano (VPH). Existen distintos tipos de este virus, entre los cuales el VPH 16 y el VPH 18 conllevan el mayor riesgo a originar cáncer en el cuello uterino.

¿Cómo se manifiesta?

  • El VPH se transmite por contacto sexual. 
  • Este virus se transmite a la piel o a la mucosa mediante relaciones sexuales (tocar, frotar). 
  • El uso de preservativos no puede prevenirlo por completo. 
  • Cuantas más parejas tengas, mayor es el riesgo de contraer una infección de VPH. 
  • Tu cuerpo suele procurar que el virus se extermine en un lapso de un año. De no lograrlo, a lo largo de diez hasta quince años pueden aparecer en el cuello uterino células aberrantes. 
  • En general el cuello uterino se cura sin ser tratado.
  •  A veces se produce cáncer en el cuello uterino.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Los síntomas no suelen presentarse cuando sufres de una infección producida por el VPH, éstos se manifiestan muy rara vez p. ej. sangrados después de tener contacto sexual, dolor y/o ardor.

¿Cómo se detecta la infección?

  • Durante un control ginecológico, se toma una muestra para determinar el cáncer del cuello uterino. Mediante un espéculo, se hace visible el cuello uterino. Se quitan unas cuantas células con una pequeña escobilla. En el laboratorio se examinan las células para detectar la presencia del VPH.

Tratamiento

1. En general las células del cuello uterino son normales

  • En las trabajadoras sexuales la toma de una muestra se repite cada año. 
  • En las mujeres que no son activas en el sector erótico, ésta se repite cada 3 años puesto que el riesgo al contagio de un tipo de VPH altamente peligroso es menor.

2. Aberraciones ligeras hasta moderadas: 

  • En la muestra a veces se encuentran células del cuello uterino que presentan ligeras aberraciones. 
  • Éstas suelen desaparecer sin ser tratadas al cabo de unos meses. 
  • A fin de despejar dudas es necesario repetir el muestreo. 
  • Al cabo de los 6 meses se examina en la muestra ulterior si aún están presentes los cambios celulares y las células son examinadas a fin de detectar la presencia del VPH. 
  • Si la aberración sigue presente serás derivada al ginecólogo a fin de efectuar exámenes mas detallados.  

3.Aberraciones graves: 

  • En caso de presentarse células muy aberrantes es posible que se trate de cáncer al cuello uterino. 
  • Siempre se necesitarán exámenes mas detallados y un tratamiento ginecológico.  

¡Cita donde el ginecólogo!

  • Cuando en tu muestra se encuentran células aberrantes provenientes del cuello uterino, te derivarán al ginecólogo. 
  • Estas células tienen otro aspecto a las normales. Suele tratarse de células que no son malignas pero que a largo plazo si lo pueden ser. El riesgo de cáncer al cuello uterino es menudo, pero los controles continúan siendo importantes.
  • El ginecólogo efectuará exámenes mas detallados del cuello uterino. El/ella quitará pedazos de tejido del cuello uterino a fin de hacerlos examinar. 
  • Dependiendo del resultado, te propondrán un tratamiento.

Vacuna VPH

  • Recientemente ha sido desarrollada una vacuna para protegerte contra algunos tipos de VPH. En Bélgica dos vacunas se han comercializado: Gardasil (VPH tipo 6,11,16,18) y Cervarix (VPH tipo 16,18). De las investigaciones científicas resalta que la vacuna es aconsejable para jóvenes que oscilan entre los 14 y los 26 años de edad que aún no han tenido contacto sexual. En Bélgica las vacunas se efectúan por intermedio de la escuela, del médico de cabecera o del ginecólogo.
  • Si ya has tenido contacto sexual, lo mejor es discutir del sentido de la vacuna con tu médico de cabecera o ginecólogo.

Importante a saber:

  • Aunque estés vacunada, las tomas de muestras siguen siendo necesarias a fin de descartar el cáncer al cuello uterino.
  • ¡La vacuna no te protege contra todos los tipos de VPH que causan el cáncer al cuello uterino!

Más información