Trabajadores sexuales masculinos

Herpes Genital

¿Qué es el herpes genital?

  • El herpes genital es una infección de transmisión sexual causada por un virus. 
  • Se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollas en la piel y las mucosas del pene, de la vagina y del ano. 
  • El virus sigue siempre presente en el cuerpo y puedes contagiar a otras personas.
  • El comúnmente conocido como herpes labial es aún otra forma de herpes causado por otro tipo de virus.

¿Cómo se manifiesta?

  • El virus está sobre todo presente en las ampollas y se transmite mediante contacto sexual no protegido o mediante el contacto entre los dedos y el pene, la vagina, el ano, los labios y a veces, también la córnea del ojo. 
  • El riesgo al contagio es mayor cuando están presentes ampollas (abiertas). 
  • Sin embargo también es posible contagiarse cuando no hay ninguna ampolla visible.
  • En el caso del herpes labial, aparecen ampollas en y alrededor de los labios de la boca. Mediante sexo oral el virus puede ser transmitido a los genitales donde provoca ampollas (también si en ese momento no hay ampollas en los labios de la boca).

¿Cuáles son los síntomas?

  • Normalmente si te contagias no percibirás nada . Si se te presentara algún síntoma, éste aparecerá dentro de una semana posterior a la infección. 
  • Te puede dar fiebre y dolores musculares. 
  • También te puede dar dolor y ardor al orinar e hinchazón de las glándulas en las ingles. 
  • En la piel y las mucosas aparecen ampollas rellenas de líquido transparente o pequeñas heridas (en forma de cráter). En las mujeres aparecen en los labios vaginales, la vagina, el cuello uterino, y dentro o alrededor del ano. En los varones se producen al exterior del pene y dentro o alrededor del ano. 
  • Muchas veces las ampollas son muy dolorosas. Se abren y se curan dentro de una hasta cuatro semanas sin dejar cicatrices.

Como el virus de herpes ya no desaparece del cuerpo:

  • La infección puede regresar durante toda tu vida, formando ampollas. 
  • A menudo vuelven a producirse estas ampollas cuando tienes la resistencia más baja cuando estás enfermo o cansado. 
  • Los síntomas no suelen ser tan graves como la primera vez. 
  • Antes que aparezcan las ampollas, a menudo sentirás una sensación de hormigueo en la piel.

¿Cómo se detecta la infección?

  • Las ampollas y los síntomas suelen ser tan reconocibles que no hace falta hacer un examen. 
  • En caso de duda se puede extraer un poco de líquido de las ampollas con un hisopo.

Tratamiento

  • El herpes es incurable.
  • Sin embargo existen unos medicamentos que suavizan el dolor durante el ataque y que disminuyen su duración. 
  • Al tener síntomas graves, te podrán aliviar unas tabletas antivirales (valaciclovir o famciclovir, aciclovir). El tratamiento, que es de 3 hasta 5 días, debe iniciarse cuanto antes. El virus siempre seguirá presente en tu cuerpo.
  • Al tener síntomas livianos, puedes aplicar una pasta secante en las ampollas, por ejemplo aceite de zinc. 
  • Puedes tomar paracetamol contra los eventuales dolores.

Comunicar a las parejas

  • Ya que el herpes genital es contagioso, deberías informar a tus parejas sexuales. 
  • Si tu pareja aún no está contagiada, puedes intentar prevenirla, por ejemplo no teniendo relaciones sexuales cuando tienes ampollas. 
  • Si tu pareja fija ya está contagiada, no necesitas utilizar preservativo.

Consejo laboral

  • Durante un ataque de herpes, el virus puede transmitirse fácilmente. 
  • Como los preservativos no siempre cubren las ampollas y las heridas, es más seguro no tener sexo durante un ataque. 
  • No practiques sexo oral a mujeres ni a hombres si tienes herpes labial. 
  • También el besarse es inadmisible. 
  • Por el contrario sí es posible masturbar.
  • No toques las ampollas, lávate las manos si lo has hecho.