Trabajadoras sexuales

.

Sabas

CONSEJO

.

.

.

.

SEXO Y EMBARAZO

 El sexo durante el embarazo no perjudica al bebé:

  • Tu bebé está protegido de forma segura dentro del saco amniótico. Este proporciona protección contra las infecciones externas y también actúa como un amortiguador.
  • El cuello uterino está cerrado con un tapón mucoso. Las bacterias no pueden penetrar.

Es cierto que el cuerpo cambia mucho durante el embarazo.

  • Al principio del embarazo, algunas mujeres se sienten cansadas y con náuseas. Esto puede reducir el deseo sexual.
  • En el segundo trimestre, la mayoría de las mujeres se sienten mejor. Debido al aumento del flujo sanguíneo en los genitales, el deseo sexual puede aumentar.
  • En el tercer trimestre se debe tomar en cuenta el crecimiento del vientre. Puede ser que duermas mal, estés cansada y tengas que adoptar poses de acuerdo a tu vientre.

Consejos

  • Si es necesario, ajusta tus horarios de trabajo, toma menos clientes y descansa más.
  • Haz sólo las técnicas y posiciones sexuales que puedas realizar.
  • Lee la información sobre las enfermedades durante el embarazo, técnicas sexuales y posiciones durante el embarazo.

A evitar

  • Sexo duro.
  • Sexo en caso de hemorragia, ruptura de membranas y parto prematuro inminente.

¡Cuidado con las ITS!

  • Una ITS durante el embarazo puede ser peligrosa para tu bebé. ¡Utiliza un condón!
  • En Bélgica todas las mujeres embarazadas son controladas contra el VIH, la hepatitis B y la sífilis al inicio del embarazo.
  • La clamidia, la gonorrea, el herpes tipo 1 y 2, las verrugas genitales y tricomonosis NO son controlados de forma automática.
  • En consecuencia, hazte controlar contra todas las ITS ANTES de quedar embarazada o en cuanto sepas que estás embarazada.
  • Si continúas trabajando durante el embarazo, es importante que te hagas controlar periódicamente contra las ITS, discútelo con tu médico.
  • Si se comprueba que estás infectada, puedes recibir un tratamiento a tiempo o se pueden tomar determinadas medidas para evitar que la ITS se transfiera a tu bebé.
  • Si tienes una ITS, es importante que esta sea tratada y posteriormente controlada por tu médico durante el embarazo.